Translate

lunes, 19 de diciembre de 2011

La huida estadounidense de Irak


Por. Basem Tajeldine
Investigador del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Sin el desastre que caracterizó a la huida de EE.UU. de aquel otro desastre bélico mucho más retumbante que sufrieron las tropas de Estados Unidos en Vietnam, hoy hace ya 36 años de aquellos heroicos e inolvidables episodios vividos por el pueblo vietnamita, nuevamente el arrogante imperio huye este vez de Irak sin gloria y ni penas.

Todos las fuentes mediáticas transnacionales apenas hicieron resonancia de lo ocurrido el día 15 pasado. La Euronews sólo publica en un titular las declaraciones del secretario de defensa estadounidense, Leon Panetta cuando dijo “Irak tiene en EE.UU un amigo comprometido”. Pretendían pintar de “victoria” lo que a todas luces era una nueva derrota política y militar de EE.UU en ese país. Pero nada se dijo sobre los intentos de Estados Unidos de permanecer en ese país presionando, meses atrás, al actual gobierno iraquí para que a sus tropas (imperialistas) les sea renovada la “inmunidad” y otros privilegios; tampoco esos mismos medios transnacionales repitieron nada sobre la negativa del nuevo parlamento iraquí elegido el mes de julio del año pasado para que esto ocurriera. Otro punto olvidado por esos mismos medios ha sido la presencia de las Contratistas de Mercenarios (CM) en Irak, ahora ¿Qué será del futuro de las CM? ¿Qué será del futuro de Al-Qaeda (organización terrorista mercenaria al servicio de EE.UU. responsable de incentivar la guerra fratricida entre los sectores religiosos sunitas y chiita) sin el respaldo de Ee.UU.? ¿Podrán los mercenarios sustituir a las bien equipadas tropas de Estados Unidos en el complicado terreno iraquí y enfrentar con éxito a la resistencia de ese país? -en lo personal lo dudo.

Los medios transnacionales mucho menos se han referido a los crímenes de guerra ejecutados por las tropas oficiales y mercenarias de Estados Unidos en Irak. Cerca de 2 millones de iraquíes han muertos en ese país desde los inicios de la agresión estadounidense a Irak: desde la “Guerra del Desierto” (año 1991), también como producto del bloqueo comercial (medicinas y alimentos de los años subsiguientes) y la posterior invasión estadounidense a ese país (año 2003) (cifra estimada por la agencia de sondeo británica ORI, 2007). Otra noticia de la que no se quiere, siquiera, mencionar en esos medios transnacionales ha sido la contaminación por polvo radioactivo (uranio empobrecido) de miles de mujeres iraquíes de la región de Faluya y de otras zonas del país; cientos de niños han nacido con múltiples problemas, deformidades congénitas y muertos producto de ese peligroso agente radioactivo arrojado en los misiles “inteligentes” de Estados Unidos. ¿Cómo esos mismos medios pueden explicarnos el genocidio del pueblo iraquí so pretexto de la “democracia” y la lucha “contra el terror” y la “responsabilidad de proteger” a civiles inocentes?

Pocos habrán percibido que fue precisamente Irán la gran vencedora de esa contienda. Eso lo sabe el Norte, pero no lo dice. La resistencia iraquí de Al Mahdi perteneciente al clérigo chií Múqtada Al Sader, al igual que todos los chiita población mayoritaria en Irak, ven a Irán como el benefactor de su liberación. Estados Unidos sale de Irak derrotado, pero apunta a Irán.


viernes, 9 de diciembre de 2011

Mercenarios-sicarios activados en Venezuela

Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Quienes han seguido mis últimos escritos habrán advertido que los he dedicado al desarrollo de una temática muy delicada, concerniente a una política siniestra que ha venido siendo promovida y ejecutada por las mentes más frías y maquiavélicas de los centros estratégicos imperiales del Pentágono y la CIA, los así llamados “think tank” de la guerra, y por sus oficinas repartidas en todo el mundo (embajadas de EE.UU.). Los Escuadrones de la Muerte, Paramilitares o Autodefensas, etc., no son otra cosa más que grupos mercenarios; sicarios contratados por los estrategas de dichos centros para la ejecución de tareas-objetivos bien trabajados en los laboratorios de la llamada “Guerra de 4ta Generación”. Fomentan “acciones de guerra” y desestabilización magnificados por los medios de difusión de información con el objetivo de generar un efecto psicológico en la opinión pública esperado, de acuerdo a los planes y las necesidades del momento. Pues, sabemos, no nos estamos refiriendo a una táctica de guerra novedosa inventada por un genio criminal tipo Al Capone, sino a la perfeccionamiento de dichas tácticas. La historia de la humanidad está llena de estas experiencia. Desde siempre las burguesías apéndices pro-imperiales de la región han utilizado a grupos mercenarios-sicarios para reprimir al proletariado organizado y a su vanguardia sindical que reclaman mejoras laborales, o para asesinar a los militantes de izquierda. Está vez el empleo de grupos mercenarios se inscribe dentro de una estrategia imperial contra el país mucho más amplia y acabada. En Venezuela se avecina un proceso electoral presidencial pautado para el próximo mes de octubre de 2012. Sin lugar a duda esta situación representa una nueva oportunidad para destruir, esta vez a través de las urnas, a la Revolución Bolivariana. Los Estados Unidos y el sionismo internacional no la dejarán pasar por alto esta ocasión.

No es difícil suponer lo que pretende Estados Unidos y sus lacayos con el empleo de mercenarios en Venezuela. Las experiencias recientes registradas en nuestro país, en Colombia, el Medio Oriente y en el Norte del África nos recuerda que entre sus objetivos se encuentra la eliminación de la vanguardia revolucionaria, la generación de condiciones de inestabilidad dentro del país a través de conatos de “guerra civil” o el asesinato de personas inocentes y “lideres” de la oposición para así responsabilizar a los gobiernos nacionalistas-progresistas y/o revolucionarios de “violadores de los derechos humanos”, “ingobernabilidad” o “instigadores de la violencia” de forma que permita justificar una intervensión imperial amparada en la “responsabilidad de Proteger” a civiles “inocentes”.

Lo que hoy toma mucha fuerza en otras latitudes y muy cerca de nuestras fronteras (Colombia); aqueja en mayor grado a los pueblos árabes del Norte del África y del Medio Oriente, es y será también una táctica intervencionista que será utilizada contra nuestra revolución en los venideros meses previos a las elecciones presidenciales.

El empleo de grupos mercenarios por parte del imperialismo estadounidense y el sionismo internacional, y de sus grandes medios de difusión para magnificar las acciones criminales de estos grupos contra el pueblo y la Revolución Bolivariana, buscará crear las condiciones necesarias que permitan justificar una agresión directa y “legalizada” por los instrumentos imperiales internacionales (como: ONU, OEA, CIDH, CPI, etc.) contra nuestro país con el objetivo de influir negativamente en la reelección presidencial de Hugo Chávez Frías. El formato intervencionista imperial aplicado con cierto “éxito” en el pasado contra Nicaragua, y hoy contra la Jamahiriya Libia y Siria está siendo ensayado para repetirse en Venezuela.

 Paramilitares (mercenarios) colombianos 
capturados en Venezuela en la Finca Daktari

Las agresiones mercenarias contra la Revolución Bolivariana no representan una experiencia nada nueva para nosotros. Ya en el pasado muy reciente hemos sido victimas de la acción criminal de estos grupos. Bastaría con recordar el Golpe de Estado del 2002 y la masacre perpetrada por francotiradores mercenario contra un grupo de revolucionarios y opositores que se encontraban en las inmediaciones de Puente Llaguno (Caracas); los asesinatos en Plaza Altamira por el mercenario Joao Gouveia y los militares opositores (Caracas); los Paramilitares atrapados en la Finca Daktari (muy cerca de Caracas); y los más de 300 lideres campesinos asesinados en el interior de Venezuela, todos estos casos representan pruebas fehacientes de nuestra advertencia. En Nicaragua los grupos mercenarios agrupados en los llamados “CONTRA” lograron influir con éxito en las elecciones presidenciales celebradas en ese país en el año 1984 donde fue derrotado el movimiento sandinista resultando vencedora la la candidata pro-estadounidense Violeta Chamorros.

La canalla mal llamada “oposición” acentúa sus criticas contra el Gobierno Bolivariano culpándolo por la “inseguridad” reinante en el país. Si bien existen verdades que no podemos ni debemos ocultar, extrañamente, muchas de las personas que son victimas del “hampa” terminan siendo asesinadas bajo formas crueles. Inmediatamente la carroñera “oposición” responsabiliza al gobierno de esos crímenes dejándonos ver así sus macabras intenciones. La recurrencia de crímenes horrendos, de secuestros no es algo normal en nuestra sociedad. Si bien existe un segmento importante de la población venezolana que ha sido desde mucho tiempo corrompida por los vicios del capitalismo, el lucro y dinero fácil, la recurrencia y la gravedad de los crímenes que son magnificados por los medios de difusión debe despertar nuestra atención.

El crimen organizado representa la expresión más pura de los principios que rigen el Capital: es la explotación al margen de las leyes burguesas del hombre por el hombre. Pero la repetición de estos hechos vandálicos y terroristas debería llamarnos a todos a la reflexión. Por otro lado, muchos de los voceros de la derecha “venezolana” hablan ya desde sus medios impresos y televisoras de desconocer la segura victoria del Presidente Chávez. Los más descarados criminales también hablan de recurrir a “otras vías” para conseguir su objetivo de derrocar al Presidente Chávez.

La parásita burguesía “venezolana” lacaya nos muestra sus colmillos antes de tiempo. El gobierno y el pueblo de Venezuela, todos, debemos de prepararnos para lo que se nos viene. El imperialismo hoy sumergido en la crisis estructural de su sistema económico capitalista se vuelve aun más cínico y violento por reconquistar su hegemonía perdida en la región. La decadencia imperial es una realidad incuestionable. Sólo la razón de la fuerza bélica y el uso descarado de los organismos internacionales representan las únicas opciones que posee la casta del poder imperial para la reproducción del quebrado sistema económico capitalista y su dominio mundial.

La destrucción de la Revolución Bolivariana (Venezuela) se ha convertido en un objetivo fundamental del imperialismo estadounidense y del sionismo internacional para el próximo año 2012. Saben que sólo destruyendo a Venezuela asestarían un duro golpe no sólo contra los intereses del pueblo venezolano sino también contra toda la rebeldía que camina en región y el mundo inspirada en el ejemplo de la Revolución Bolivariana.

Debemos prepararnos para momentos difíciles. A buena hora nace la Comunidad Latinoamericana y Caribeña (CELAC) nuevo organismo regional que reúne a todos los países de Nuestra América sin la presencia insolente del imperio del Norte; instrumento regional por excelencia que, además de impulsar la integración y unión de nuestros pueblos, primará por resolver de forma pacífica los conflictos internos y/o entre países miembros conforme al Artículo 52 de la Carta de Naciones Unidas. Pero mientras se organiza y estructura la CELAC y cree legislaciones e instrumentos regionales para la defensa, paralelamente, el Estado venezolano debe preparar a sus servicios de inteligencia para prevenir y defender al pueblo venezolano y a la Revolución Bolivariana de la acción criminal y terrorista mercenaria dirigida por EE.UU.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Esperanza en Rusia

Por. Basem Tajeldine
Investigador del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Aun después del llamado “derrumbe” del Campo Socialista, y la posterior implosión de la Unión Soviética entre los años 1989-1991, Rusia nunca dejó de ser objetivo económico de los capitales transnacionales y principal objetivo bélico del Complejo Militar Industrial de EE.UU. Las inmensas riquezas que subyacen bajo tierras rusas en Siberia; dentro de las aguas del Mar Caspio y en las áreas cercanas a esta la convierte en uno de los mayores reservorios de Petróleo y Gas así como de riquezas minerales del mundo. Rusia tiene dentro de sí todas las posibilidades autárquicas para su resurgir y mantenimiento como potencia también por el reconocido desarrollo industrial, tecnológico y militar. Y es precisamente esto lo que hemos observando en los últimos años; y es fundamentalmente a esto lo que teme el imperialismo estadounidense.

A pesar de todos los esfuerzos invertidos por la CIA-MOSSAD-MI6; contra todas las proyecciones de que la mafia rusa acabaría con todo vestigios de dignidad dentro de ese país; contra todos los ataques, Rusia ha resurgido como potencia y retomado posiciones en el tablero mundial, pero esta vez bajo el sistema capitalista en un contexto marcado por su decadencia. La crisis del Capital influye con mayor fuerza en Rusia donde hoy afloran grandes contradicciones y esperanzas. 

La intromisión de EE.UU. en los asuntos internos de Rusia, por medio de su secretaria de Estado Hillary Clinton quién acusó de "fraude" las resientes elecciones parlamentarias en Rusia donde resultó triunfante el partido nacionalista Rusia Unida (con Vladimir Pútin a la cabeza) y como segunda fuerza política el Partido Comunista de la Federación Rusa PCFR, es muestra del temor y del histórico empeño del imperialismo por acabar con el Oso y la "amenaza" roja. Estados Unidos pretende llevar a Rusia el formato intervención aplicado en el Norte del África y el Medio Oriente que denominaron "primavera árabe". Pero el invierno ruso es mucho más poderoso. 
 
Lo cierto es que el PCFR se impuso como la 2da fuerza política de ese país. Hoy asistimos al renacimiento de la esperanza comunista en Rusia, Europa y en otros pueblos amenazados por la voraz rapiña imperial.


viernes, 2 de diciembre de 2011

La CELAC y los peligros que enfrentan los pueblos



Por. Basem Tajeldine
Investigador del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

La humanidad entera, y nuestra región en particular, enfrenta un peligro de naturaleza mayor. Los demonios se han desatado y escapados del infierno. Ya hoy muchos cuentan sobre el resurgimiento de la “guerra fría” –que nunca lo fue así-; de las posibilidades de una guerra de carácter nuclear contra la República Islámica de Irán; así como de las posibilidades que interfieran Rusia y China en la región del Medio Oriente para evitar perder su zona de influencia pues, pareciera, comienzan a entender que la guerra contra Siria, Libia, Irán Irak, etc., es también la guerra contra ellos mismo. El Consejo de Cooperación de Shangai se activa y algunos de sus miembros convocan al resto a prepararse para lo peor.  

A buena hora nace un nuevo organismo regional que reúne a todos los países de Nuestra América sin la presencia insolente imperio del Norte. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es hoy precisamente la concreción una las más importantes propuestas que dejó legada el Libertador Simón Bolívar en el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826 para las generaciones posteriores. Pues, como se dice: “ha llegado el momento de la patria grande soñada por Bolívar y muchos otros libertadores y próceres independentistas que conocieron la historia de nuestras tierras”.


A buena hora Nace la CELAC en un contexto mundial muy delicado, marcado por la crisis estructural del capitalismo y la decadencia imperial manifiesta en sus guerras de rapiña que codician el robo descarado de las riquezas naturales provistas para el desarrollo de los pueblos del Sur. La CELAC se funda en un mundo donde el decadente imperio comienza a perder la hegemonía que sólo hasta ahora ha podido mantener por la razón de la fuerza y la influencia de su sistema económico capitalista. Pero  el fracaso de este último lleva al imperio a imponerse sólo por la razón de la fuerza bélica como única vía de salvación y reproducción del sistema capitalista mismo.

No somos ingenuos. Las naciones deben prepararse para lo peor. La barbarie capitalista que hoy experimentan los pueblos del África y del Medio Oriente toca a nuestras puertas. No es amarillismo esta posición. Sabemos que el imperio intensifica sus políticas intervencionistas contra todos los países que hoy levantan banderas soberanas. Sabemos que el imperialismo estadounidense ansía de Venezuela su petróleo pero también pretende destruir su propuesta Socialista que comienza a influir con fuerza a otros pueblos en el mundo. También sabemos que el imperio no tiene escrúpulos, que buscará destruir cualquier intento de integración regional que se perfile como independiente y con grandes posibilidades de éxito.

Ante la caducidad del infame Ministerio de las Colonias bien conocido como la OEA y la inoperancia de la ONU por su carácter antidemocrático manifiesto en el Consejo de Seguridad de ese organismo (5 países con poder de veto). La CELAC se erige como el organismo regional por excelencia que, además de impulsar la integración y unión de nuestros pueblos soñada por nuestros libertadores, primará por resolver de forma pacífica los conflictos internos y entre países miembros conforme al Artículo 52 de la Carta de la ONU. Pero esto no es suficiente, pues, el ALBA, la UNASUR, y hoy la CELAC están obligadas en avanzar y profundizar en políticas de defensa que vayan mucho más allá de lo puramente económico y del dialogo diplomático. Esto último aun quedará pendiente. 

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Las empresas contratistas de mercenarias y los fundamentalistas islámicos (Parte VI)

Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Hoy, cuando los medios transnacionales de difusión y fabricación de las noticias pretenden decirnos qué debemos conocer y/o entender de la penosa realidad que aqueja al mundo y cómo debemos pensarla, Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea e Israel continúan con sus practicas sistemáticas violatorias de todas las leyes y tratados internacionales haciendo de la muerte un gran negocio. A través de las Empresas Contratistas de Mercenarios (CM) los “think tank” imperiales logran lo que la opinión pública, las leyes internacionales y muchas veces a su propio ejercito se le dificulta: derrocar gobiernos seculares y progresistas para controlar así a países enteros por medio de agentes mercenarios a sus servicios. El Consejo Nacional de Transición en Libia (CTN) es ejemplo emblemático de ello.

Las CM han logrado hacerse de importantes negocios en las guerras contra Afganistán, Irak, Libia y en las agresiones a Siria, al tiempo que los medios transnacionales han logrado desviar la atención de muchos señalando a supuestos “conflictos internos” o “Guerras Civiles” donde EE.UU., lava sus manos y justifica su intervención en lo que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas denomina como “Responsabilidad de Proteger” a la población civil. Paradójicamente fue precisamente Estados Unidos quien en el pasado calificó el uso de grupos mercenarios por el rey de Inglaterra como “totalmente indigno de una nación civilizada”, y la Convención de Ginebra en su artículo 47 prohíbe el uso de grupos mercenarios en los conflictos armados a quienes define como “personas reclutadas, localmente o en el extranjero, motivadas por el lucro personal”. Y es así, pues, las CM no ocultan su afán de lucro.


El Complejo Militar Industrial y la economía de guerra que caracteriza la actividad económica de los Estados Unidos, así como el empleo de las más ilegales formulas y métodos “legalizados” de intervención para acabar con gobiernos progresistas a través de mercenarios representa fiel muestra de lo que muchos han señalado como la decadencia imperial, pero también la única forma de subsistencia que encuentra el Sistema Capitalista Mundial, pues necesita de las guerras para destruir y reconstruir fuerzas productivas; para confiscar las riquezas que disponen otros pueblos y así distraer en guerras interminables a la clase obrera mundial para protegerse y reproducirse. El prestigioso intelectual argentino Claudio Katz escribió en una ocasión que “El Pentágono no desenvuelve sólo guerras hegemónicas (como Inglaterra), al servicio exclusivo de su propia burguesía. Cumple un rol protector del sistema internacional de dominación. Si se omite esta diferencia, resulta imposible comprender la lógica de la política militar estadounidense. Esa orientación no está guiada sólo por los intereses de una potencia, sino por los propósitos más colectivos del capitalismo mundial” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=133194)

jueves, 17 de noviembre de 2011

Las empresas contratistas de mercenarias y los fundamentalistas islámicos (Parte V)

Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Luego de la invasión de EE.UU., a Irak y la rápida derrota del otrora importante ejercito iraquí que pretendió hacer frente a las fuerzas imperiales en una guerra de tipo convencional, la resistencia popular iraquí rápidamente comprendió que la única forma posible de enfrentar a las fuerzas invasoras era mediante la guerra de tipo asimétrica, o irregular. Jorge Verstrynge bien lo resume en su libro titulado “Guerra Periférica e Islam Revolucionario”, cuando refiere a que el tipo de guerra asimétrica permite hacer que el enemigo se desgaste y pierda “porque una guerra, al fin y al cabo, es una apuesta de riesgo calculado, en la que el beneficio que se espera es mayor a ese riesgo… Por tanto, si a través de la guerra asimétrica, tú consigues que el riesgo sea mayor al beneficio, el imperio no vendrá, porque no le compensa”. (Verstrynge, 2007).

Por esta razón el Departamento de Estado ha desarrollado varias estrategias militares llamadas contra-insurgencia recurriendo al uso de las Contratistas de Mercenarios para tratar de doblegar y destruir la resistencia popular iraquí y los grupos que se levantan en armas en otros países. La organización terrorista Al-Qaeda, que antes de la invasión a Irak había sido utilizada por los EE.UU., para atacar al gobierno de Saddan Hussein, ahora entraba en acción dentro del territorio iraquí para iniciar una guerra fratricida contra todos los grupos de la resistencia popular iraquí en nombre de la lucha contra la ocupación. Las acciones terroristas de Al-Qaeda contra la población civil y las mezquitas chiitas en Irak profundizó las divisiones sectarias entre la resistencia suníta y chiitas, lo que permitió a las tropas imperiales estacionarse y golpear con mayor fuerza y facilidad a todos los grupos rebeldes a la vez. La historia de todas las actividades de la organización Al-Qaeda demuestra su subordinación al juego bélico imperial.


Para ex congresista estadounidense por el partido verde, Cynthia McKinney, la escandalosa “Operacion Gladio” (que culminó en el asesinato del ex primer ministro italiano, Aldo Moro, que en el día de su secuestro, fue anunciar un gobierno de coalición que incluya al Partido Comunista Italiano) representa un ejemplo de la vida real, y que pudo aplicarse a otros países, de cómo el gobierno de los EE.UU., capta y contrata a miembros de los aparatos de seguridad de los Estado de varios países para sembrar el terror “en los ciudadanos inocentes con atentados terroristas en estaciones de trenes, disparando a los clientes en tiendas abarrotadas, incluso matando a los agentes de policía con el fin de convencer a la población en Europa a renunciar a sus derechos de cambio”. Para McKinney la Operación Gladio, junto con la Operación Northwoods y política de EE.UU. hacia Libia, nos muestran que los Estados Unidos está dispuesto a crear los grupos terroristas con el fin de justificar una lucha contra los terroristas o para destruir a la resistencia promoviendo en enfrentamientos sectarios. Para McKinney, “a esto sólo se ha logrado llegar después de los atentados terroristas del 09/11/01. EUA ha creado un gran laboratorio Gladio". (Continuará...)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Las empresas contratistas de mercenarias y los fundamentalistas islámicos (Parte IV)

Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Bajo el gobierno de Jimmy Carter (1977-1981), la CIA ejecuta una de las mayores operaciones secreta de su historia:«Con el apoyo activo de la CIA y el ISI de Pakistán, que deseaban convertir la Yihad afgana en una guerra global de todos los estados musulmanes contra la Unión Soviética, unos 35.000 radicales musulmanes de 40 países islámicos se unieron para luchar en Afganistán entre 1982 y 1992. Decenas de miles más llegaron para formarse en las medersas pakistaníes. Finalmente, más de 100.000 radicales musulmanes se vieron directamente influidos por la Yihad afgana». (Ahmed Rashid: «The Taliban, Exporting Extremism», Foreign Affairs, 1999).

Afirma el investigador de origen canadiense Michel Chossudovsky que “el apoyo del gobierno estadounidense a los muyahaidines se presentó a la opinión pública mundial como una «respuesta necesaria» a la invasión soviética de Afganistán en 1979 en auxilio del gobierno procomunista de Babrak Kamal. La operación militar y de inteligencia de la CIA en Afganistán, que consistió en crear las brigadas islámicas, se había lanzado bastante antes, no como respuesta a la entrada de las tropas soviéticas en Afganistán. De hecho, Washington provocó deliberadamente una guerra civil que ha durado más de 25 años. (Michel Chossudovsky, 2008. Al-Qaeda y la guerra contra el terrorismo)

Michel Chossudovsky (izquierda) y Fidel Castro

Otro investigador, también reconocido “think tank” de los intereses estadounidense, periodista ganador del premio Pulitzer y escritor, Steve Coll, reconocía las acciones secretas de su país en Afganistán siempre han sido parte de la Estrategia de Seguridad Nacional «En marzo de 1985, el presidente Reagan firmó la Directiva-Decisión de Seguridad Nacional nº 166, que daba luz verde a la ayuda militar secreta intensificada a los muyahaidines, dejando claro que la guerra secreta afgana tenía un nuevo objetivo: derrotar a las tropas soviéticas en Afganistán mediante acciones clandestinas y conseguir su retirada. La nueva ayuda secreta estadounidense empezó con un aumento significativo de los suministros de armas: un incremento constante que alcanzó las 65.000 toneladas al año en 1987, así como un ‘flujo incesante’ de especialistas de la de la CIA y el Pentágono que se desplazaron hasta los cuarteles secretos del ISI pakistaní situados en la carretera principal cercana a Rawalpindi. Allí, los expertos de la CIA se reunieron con oficiales de inteligencia pakistaníes para colaborar en la planificación de las operaciones para los rebeldes afganos». (Steve Coll, The Washington Post, 19 de julio de 1992.)
Hoy siguen existiendo muchas dudas sobre si la red terrorista Al-Qaeda se haya liberado completamente de sus creadores y ahora emprenda su yihad contra EE.UU. Muchos también somos de la opinión que Al-Qaeda contribuye en justificar la presencia del imperialismo en el mundo árabe. En la guerra e invasión contra Irak, año 2003, justificada en la existencia de armas de destrucción masiva en manos de Saddam Hussein (1937-2006) -que nunca se encontraron-, pero también sus supuestos vínculos entre Al-Qaeda y Saddam hussein habían sido otro pretexto utilizado por el Departamento de Estado para agredir a ese pueblo. Más tarde un informe del Senado de Estado Unidos desmentía la falsa acusación, pero ya el mal estaba hecho. La invasión y destrucción de Irak se había completado. (Continuará...)

Las empresas contratistas de mercenarias y los fundamentalistas islámicos (Parte III)

Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Las Empresas Contratistas de Mercenarios (CM) han actuado en misiones de desestabilización de varios gobiernos soberanos que no se doblegan a los intereses de las transnacionales. La acción de estos grupos mercenarios busca promover la anarquía en aquellos países objetivos para justificar una intervención extranjera legalizada por organismos internacionales como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CS-ONU) amparados en la “responsabilidad de Proteger” ala población civil y el “Estado Fallido” (http://www.fundforpeace.org/global/). Las CM fungen como fuerzas de desestabilización y ocupación encubierta. En Irak, Afganistán, Somalía, Sudan y ahora en Libia, así como en ciertos países Centro y Sur América las CM tienen como misión velar por el buen rumbo de las empresas transnacionales, apoyo a los gobiernos títeres, así como también destruir o controlar a los gobiernos o grupos beligerantes, sindicatos y movimientos políticos revolucionarios que hacen frente a las políticas expoliadoras de los capitales foráneos.

Pero cuando de estrategias militares se trata las CM pueden también cumplir un papel de chivo expiatorio. Mucho se ha documentado que estas también fueron sembradas en algunos países para justificar la intervención militar extranjera, esta vez amparada en la lucha contra el “terrorismo y el narcotráfico”. La historia reciente de Afganistán y más tarde de Irak, Pakistán, Yemen, Somalia y otros países nos devela este hecho. 


Se conoce que las organizaciones terroristas Al-Qaeda y el Taliban fueron creadas por la CIA en el marco de la Estrategia de Defensa Nacional de EUA para ser empleadas, en principio, para destruir a todos los gobiernos socialistas de la antes llamada República Democrática de Afganistán, aliada a la Unión Soviética, que antes habían dirigido a ese país entre los años 1978 hasta 1992. Paradojicamente, el actual presidente títere de Pakistán, Asif Ali Zardari, culpó hace poco a Estados Unidos de crear al Talibán, y reiteró que el combate al extremismo y el terrorismo es una responsabilidad compartida de la comunidad internacional. Zardari reconoció que el Frankenstein de la militancia terrorista fue creado por Estados Unidos en cierto momento con el objetivo de derrotar a la ideología rival, dijo el dignatario al reunirse con Stephen J. Hadley, exconsejero de Seguridad Nacional y asesor de Asuntos Internacionales del Instituto de la Paz de ese país. (www.bit.ly/qzUo33)

Muchas investigaciones recientes que hechas públicas afirman que Osama Ben Laden fue financiado por la CIA en la lucha contra las tropas del ejercito soviético y del gobierno de Afganistán en plena guerra fría. El apoyo iba desde la instrucción en combate hasta la entrega de armamento. Pero luego de la disolución de la URSS los engendros del Departamento de Estado pasaron a convertirse en sus propios enemigos. Es ahora, como nos cuenta el film hollywoodense, “Frankenstein se levantaba contra su creador, y este se ve obligado en destruirlo para salvar a los pueblos del mundo del horrible monstruo”.

Desintegrada la URSS en 1991, diez años más tarde, en el año 2001, transcurridos apenas unos minutos después de los atentados terroristas a las Torres Gemelas y el Pentágono del 9/11, los medios privados transnacionales y el Departamento de Estado habían logrado la epopeya al descubrir en tiempo récord al supuesto “cerebro” de aquellos ataques terroristas. Se culpó al jefe del grupo mercenario AlQaeda, Osama Bin Laden, un árabe musulmán de origen saudí que había sido reclutado por la CIA para combatir en Afganistán. (Continuará...)

Las empresas contratistas de mercenarias y los fundamentalista islámicos (Parte II)

Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Las Contratistas de Mercenarios (CM) permite a los Estados y a sus élites dominantes limpiar sus manos de las acciones más funestas y sangrientas que pudieran afectar la “moral” de sus ejércitos regulares así como también evitar que dichas acciones terroristas perturben o influyan en la opinión pública mundial, pero sobre todo de los países que emplean a las CM. Es conocido y admitido ya por muchos investigadores que el Estado colombiano y su élite burguesa han empleado por más de 60 años unidades paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para enfrentar a las fuerzas guerrilleras de izquierda Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Ejercito de Liberación Nacional, ambas bien conocidas por sus siglas FARC-EP y el ELN. Los grupos mercenarios paramilitares colombianos se encargan de las tareas más sucias y criminales que naturalmente el ejercito regular colombiano se cohíbe ejecutar como las masacres a comunidades enteras de campesinos que son acusadas de “colaborar con las guerrillas”, o porque simplemente sus tierras son requeridos para la explotación por los grandes consorcios transnacionales como la Chiquita Brands. Muy recientemente un grupo de víctimas de la violencia paramilitar entablaron una demanda por mil millones de dólares en Estados Unidos contra Chiquita Brands, acusada de auspiciar a las AUC.

El Departamento de Estado de EUA ha venido incrementando la participación de las CM como parte de una estrategia bien delineada en los documentos Estrategia de Defensa Nacional y el Libro Blanco del Comando Aéreo de Estados Unidos para neutralizar o eliminar a las fuerzas irregulares en la guerras asimétrica o no-convencionales que necesariamente adoptarían los Estados y los movimientos populares de la periferia capitalista como única forma de defensa de la agresión imperialista. Los mercenarios contratados por EUA son empleados para ejecutar misiones secretas de eliminación de la vanguardia de la resistencia popular o en las misiones de combates más difíciles y crueles, o cuando se requiera aterrorizar a la población civil para provocar una reacción de estas contra los gobiernos progresistas acusándolos de responsables.

  
Una de las CM utilizada por EUA para doblegar a la resistencia iraquí, luego del incremento de las acciones de la resistencia a partir de la invasión del año 2003, ha sido la infame Blackwater quienes, entre otras CM, han ejecutado misiones de guerra en ese país violando todo el ordenamiento jurídico internacional desarrollado en las Conversiones de Ginebra que prohíbe el uso de fuerzas mercenarias en acciones de guerra. A principios de 2008 eran ya más los contratistas empleados por los EE.UU. que soldados de ese país pues que “se estimaba que la cifra total había ascendido a 190.000. Un informe del Congreso de los Estados Unidos señaló que un 20% del dinero gastado por su país en Iraq en el periodo 2003 - 2007, aproximadamente 85.000 millones de dólares, se había empleado en contratar servicios a empresas militares privadas”. (ElPaís.es, 2008) (Continuará...)

martes, 18 de octubre de 2011

Las empresas contratistas de mercenarias y los fundamentalista islámicos (Parte I)


Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Las infames “guerras preventivas” de George W. Bush y su actual transformación discursiva en “guerras humanitarias” con Barak Obama han de ser también un gran negocio para las “compañía de seguridad privada” mejor conocidas como las contratistas de mercenarios (CM). Dichas compañías han pasado a jugar un papel cada vez más creciente de participación directa en las acciones de guerras, pues no se trata simplemente de empleados contratados para cuidar o vigilar una caceta de un departamento o institución estatal o diplomática, sino de verdaderas unidades de asalto altamente entrenada en tácticas y estrategias de guerras empleadas en las misiones más peligrosas. Muchos de sus actuales lideres provienen de las tropas regulares del ejercito estadounidense y británico quienes se encargan de la tarea contratar y entrenar a mercenarios provenientes de países con historial de guerras como Colombia, el Salvador (Centroamérica), Croacia, Bosnia, Kosovo y de algunos países del África. Naturalmente, son combatientes que, en número, más bajas se registran en los diferentes frentes de guerras, pero no aparecen reseñadas por ningún medio de la famosa prensa internacional como perdidas estadounidense, menos aun reconocidas por el Departamento de Estado.

Dario Azzellini en su libro (compilación) “ El negocio de la guerra” dice que la conducción de la guerra en el mundo está cambiando. Junto a los ejércitos estatales se encuentran las compañías militares privadas, y que actualmente las guerras se llevan acabo con menor frecuencia entre soldados nacionales, y con mayor frecuencia en el interior de estos entre tropas regulares e irregulares y, en todos los casos contra la población civil. (Azzellini, 2008)

Para Chalmers Johnson, autor de tres libros relacionados sobre las crisis del imperialismo y del militarismo estadounidense, “El complejo militar-industrial ha cambiado radicalmente desde la Segunda Guerra Mundial o incluso desde plena Guerra Fría. El sector privado se encuentra ahora en pleno ascenso. Las fuerzas uniformadas aéreas, terrestres y navales del país así como sus agencias de inteligencia, incluyendo la CIA, la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), la DIA (Agencia de Inteligencia de la Defensa), e incluso redes clandestinas encargadas del peligroso trabajo de penetrar y espiar a organizaciones terroristas, dependen todas de hordas de “contratistas privados.” En el contexto de las funciones de seguridad nacional del gobierno, un mejor término para estas sería “mercenarios” que trabajan en privado para compañías en busca de beneficios”. (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=71106)

Las CM permite a los Estados y sus élites dominantes limpiar sus manos de las acciones más funestas y sangrientas que pudieran afectar la “moral” de sus ejércitos regulares, así como también evitar que dichas acciones terroristas perturben o influyan en la opinión pública de los países que emplean a las CM. (Continuará...)

martes, 11 de octubre de 2011

Reivindicación oportuna


Por. Basem Tajeldine
@BasemTajeldine

La noticia de la semana que más recorrió al mundo fue el veto de Rusia y China contra una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CS-ONU) trabajada por Estados Unidos y algunos de sus aliados de la OTAN quienes, amparados en la “Responsabilidad de Proteger”, pretendían servirse de ella para legalizar sus crímenes y realizar sus acostumbrados bombardeos “humanitarios” que no discriminan entre población civil y militares, menos entre infraestructura civil y militar. Días atrás Rusia había admitido que “no volvería a repetir el mismo error cometido contra Libia” cuando se abstuvo de vetar la resolución 1973 que permitió el genocidio que hoy experimenta su pueblo.

La arrogancia y la prepotencia imperial de EE.UU. no se quedará de brazos cruzado frente a la oportunidad de intervención que se le presenta en Siria. Su conflicto interno, claramente promovido desde fuera, repite el mismo formato puesto en practica con “éxito” sobre Libia. Grupos mercenarios contratados por los servicios de inteligencia de Estados Unidos e Israel (la CIA y el MOSSAD) desestabilizaron ese país para servir de Caballo de Troya a los “salvadores” de la OTAN, mientras que un grupo autodenominado Consejo Nacional de Transición (CNT) se establece, esta vez fuera de Siria, esperando ser reconocido como representantes “legítimos” de ese país.

El proyecto de resolución del CS-ONU era contrario a la búsqueda de una solución pacífica al conflicto en Siria. Rusia y China se han reivindicado ante el mundo, pero la sangre sigue corriendo en Libia.


domingo, 9 de octubre de 2011

El “merito” de Barak Hussein Obama


Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos

Barak Hussein Obama había llegado a la Casa Blanca en el año 2009 “para dar continuidad y cumplir así con las políticas del segundo mandato de predecesor George W. Bush”,  habían sido las palabras de la ex secretaria de Estado, Codolleza Raice ( Shomsky, 2009). Su llegada oportuna, en plena crisis mundial del capitalismo fue un respiro para muchos, y significó el barniz que pintó de falsas esperanzas de cambio de un imperio que pretendía volverse benévolo, puesto que la arrogancia y la ignorancia que caracterizaba al “jefe” de la administración anterior había derivado en la ruptura con la mal llamada Comunidad Internacional, y especialmente con algunos países del centro capitalista como Francia y Alemania en el primer mandato de W. Busch (2001-2004).

Las políticas del primer mandato de W. Bush intentaron ser corregidas en su segundo mandato presidencial, puesto que no beneficiaban a los intereses mancomunados del llamado Poder Mundial  (Graziano, 2005) y que también, por otro lado, habían provocado un profundo malestar en la manipulada opinión pública mundial. El segundo mandato de W. Bush (2004-2008) había terminado sin poder corregir aquella tendencia considerada por los “think tank” como perjudicial y que profundizaba la perdida la “reputación” e influencia mundial del Estado Unidos, aún más en el contexto la crisis sistémica del capitalismo global que vio su expresión en la explosión de la burbuja financiera-inmobiliaria del año 2008 (Amin, 2008). El rechazo a la invasión de Irak por muchos estadounidenses y europeos, los escándalos de abusos a los derechos humanos (torturas y muertes) en los centros secretos de detención como Abu Ghraib, Guantánamo, entre otros, así como el unilateralismo "con nosotros o contra nosotros" de la administración Bush debía ser enfrentado y remodelado con un maquillaje que simulara ser más “humanista” y “democrático”.

Estados Unidos perdía su influencia en el mundo. W. Bush dejaba la presidencia con la popularidad más baja en la historia de ese país (BBC, 2009)- y el pueblo estadounidense había caído nuevamente en la trampa preparada esta vez por los Demócratas quienes había encontrado en Barak Obama -el primer presidente negro de la historia de los Estados Unidos- al dirigente que, por su capacidad discursiva, elocuencia y promesas de cambio hechas en su campaña electoral -¡Yes we can!, ¡We can change!- encarnaba los deseos de cambios del pueblo estadounidense que cada día viene despertando y descubriendo la mentira y sus exigencias cobrando mayor fuerza dentro de su sociedad. Los indignados de Wall Street  es muestra de ello.       


 El “merito” de  Obama –si se puede denominar así-  es haber transformado la vieja e inocua retórica de W. Bush en otra mediaticamente más efectiva para confundir a muchos. Pero la pregunta es ¿Hasta cuando será posible que Obama pueda mantener su “éxito” inicial? ¿Quién capitalizará el descontento en EE.UU.?

lunes, 3 de octubre de 2011

El lobby sionista en EEUU

Por. Basem Tajeldine
@BasemTajeldine

Para muchos resulta difícil creer o siquiera imaginar que la potencia militar-económica más arrogante, mortífera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad, Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), se encuentre sometida y dominada por los intereses de un pequeño Estado, -cuya extensión territorial apenas alcanza al Estado Apure, de Venezuela-. Pues, la razón domina toda especulaciones o reducciones simplistas de la no muy compleja realidad que afronta el mundo. Dicen que “la realidad supera la ficción”.

De por sí, la burguesía representa una pequeña casta dominante dentro de la sociedad que se alza sometiendo fundamentalmente a sus contrarios, pero también a sus pares gemelos (las demás burguesías). Es el darwinismo social del todos contra todos. La construcción imperial: el capitalismo monopolista mundial yace hoy dominado por una casta social fuertemente influyente en los centros capitalistas mundiales (EEUU y la UE), que posee ideología propia y se organiza hábilmente en poderosos lobbys. Es la casta dominante de la burguesía judía-sionista la que hoy somete al resto de las otras, y por medio en poderosos lobbys pro-israelíes como el AIPAC (The American Israel Public Affairs Committee) antepone sus propios intereses. 


Numerosos investigadores-intelectuales como James Petras, Noam Shomsky, John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt, Manuel Freytas, entre otros, coinciden en que la política exterior de EUA la construye el sionismo. El veto de EEUU al ingreso de Palestina en la ONU lo ratifica.

 

Referencias:
* AIPAC www.aipac.org/

En solidaridad con el camarada Ilich Rámirez Sánchez (Carlos)

Por. Basem Tajeldine
@BasemTajeldine
El próximo 7 de noviembre del presente año el Estado francés pretende dictar sentencia definitiva contra nuestro camarada Ilich Ramírez Sánchez (Carlos) después de haberlo retenido de forma ilegal, o mejor dicho, secuestrado en Sudan, trasladado a Francia y confinado en sus mazmorras por más de 17 años sin juicio, cercenándole todos sus derechos humanos fundamentales. Los años de confinamiento y la tortura sufrida por nuestro camarada Ilich no han podido doblegar su determinación de seguir luchando contra el enemigo de todos los pueblos el sionismo internacional. Mucho menos la difamación de su causa ha podido destruir su verdadera imagen quijotesca de soldado defensor del pueblo oprimido palestino. Ilich es un revolucionario internacionalista consecuente que llevó a la praxis su ideas aun sabiendo que con ello arriesgaba su vida.

El inmoral y criminal sionismo internacional, Estados Unidos y Francia han invertido millones de dólares para intentar desprestigiar al camarada Ilich construyendo una falsa imagen de “terrorista” a genuino revolucionario. Pero nuestro Ilich -o Carlos- está cada día más justificado frente al GENOCIDIO que por más de 64 años ha venido cometiendo la ilegal entidad ocupante israelí contra el pueblo palestino, apoyada particularmente por EUA y Francia. Pero también la lucha de Ilich hoy se encuentra aun más reivindicada por los crímenes que comente el Estado francés contra el valiente pueblo libio que resiste a la barbarie imperial. EEUU, Francia e Israel han causado millones de muertes de civiles inocentes en toda la orbe, no tienen moral para calificar de “terrorista” a nuestro camarada Ilich.

Al camarada Ilich las fuerzas oscuras del imperialismo y del sionismo no le perdonan su internacionalismo revolucionario; su valiosa idea de enfrentar al poderoso enemigo bajo el método lucha asimétrica, o no-convencional, que tanto temen y más daño propina a las fuerzas bélicas imperiales. Tampoco le perdonan su idea de que procuró fundir el marxismo con el islam revolucionario. Es precisamente a esto último lo que más temió y sigue temiendo el enemigo. A Ilich el imperio le sigue temiendo aun después de su secuestro porque quieren evitar que sus ideas y método de lucha se propaguen por todo el mundo árabe e islámico.

La guerra asimétrica fue y es la única alternativa que tienen los pueblos y su vanguardia organizada para enfrentar al mil veces más poderoso y arrogante imperialismo que también tiene su talón de Aquiles. Ilich no inventó nada nuevo, pero supo rescatar y nutrirse de la misma experiencia de lucha guerrillera histórica de los pueblos árabes que desde siempre han sido victimas de la rapiña de todos los imperios que han pasado por la región. Bien lo resume el investigador Jorge Verstrynge en su libro titulado “Guerra Periférica e Islam Revolucionario”, donde expresa que la guerra asimétrica permite hacer que el enemigo se desgaste y pierda; que no le interese intervenir, porque al final él va a perder “porque una guerra, al fin y al cabo, es una apuesta de riesgo calculado, en la que el beneficio que se espera es mayor a ese riesgo… Por tanto, si a través de la guerra asimétrica, tú consigues que el riesgo sea mayor al beneficio, el imperio no vendrá, porque no le compensa”. (Verstrynge, 2007)

Sabemos que la defensa de Ilich puede ser utilizada por los medios transnacionales imperiales para atacar a la Revolución Bolivariana, pero si nuestra política es no provocar al enemigo nos estamos equivocándo, pues el imperialismo no escatima razones o justificaciones valederas cuando decide atacar a los pueblos. La defensa jurídica de Ilich es un derecho humano inalienable y el Estado revolucionario está obligado por muchas razones en facilitar su desarrollo, pues no se trata sólo de un venezolano más, sino de un revolucionario internacionalista que necesita hoy más que nunca de nuestra solidaridad. 

Carta del camarada Ilich al camarada presidente Chávez



jueves, 29 de septiembre de 2011

Preguntas y respuestas sobre la ONU y el Holocausto Palestino


Por. Basem Tajeldine
Miembro del Centro de Saberes Africanos
@BasemTajeldine

Muy recientemente los compañeros Pedro Rafael Mora y Aliana Risquez enviaron a mi correo basemtch@gmail.com sus preguntas motivadas por el delicado contexto político mundial. A ellas creí necesario responder y compartir con todos mis lectores.

Pedro Rafael me escribe: Leí con interés su articulo: De la “guerra preventiva” a la “responsabilidad de proteger” y creo que está ajustado a la realidad que actualmente se vive en nuestra amada tierra. Ahora bien, quisiera preguntarle ¿Todos los países integrantes de la ONU aprobaron la doctrina "Responsabilidad de Proteger" a civiles usada el Consejo de Seguridad para intervenir?, ¿Necesita el Consejo de Seguridad autorización de la Asamblea General de la ONU para aplicar este tipo de formato de intervenciones imperiales ahora bajo pretextos falsos “humanitarios”?

-Aquí mi respuesta:

Estimado compañero, el imperialismo (Estados Unidos y sus aliados agrupados en la OTAN) históricamente se han atribuido el "derecho" de invadir o destruir a cualquier país del mundo sin permiso de otro país. El cinismo y la hipocresía que identifica hoy al imperialismo ha procurado legalizar sus crímenes en la ONU, gracias a la gestión de Obama, cosa que antes no pudo lograr la administración Bush.

La Asamblea General de la ONU (conformada por 193 países) carece de poder. Es simplemente una tribuna sólo útil para que los presidentes vayan a su sede en Nueva York a pronunciar sus discursos todos los años en la apertura de las sesiones. Lo más importante, en razón de la Guerra o la Paz, lo decide el Consejo d Seguridad de la ONU conformado por 15 países de los cuales 5 países (EUA, UK, Francia, Rusia y China) son permanentes y poseen poder de veto, y el resto 10 países son rotativos sin poder de veto. Un sólo país puede echar por la borda la más justa y necesaria de todas las resoluciones.

Aliana Risquez me escribe: -Hola amigo! Necesito que me ayudes con información acerca de Palestina. Me interesa mucho ya que algunas personas que están a mi alrededor apoyan ese genocidio porque dicen que es una “guerra santa”.

-Aquí mi respuesta:

La palabra "guerra santa" me resulta espantosamente absurda y estúpida. Ninguna guerra que han promovido las clases dominantes en la historia de la humanidad tiene que ver con Dios, o por interés de este. La burguesía siempre ha jugado con la ignorancia de la gente y maquillado sus verdaderos propósitos con falsificaciones, haciendo uso de dogmas religiosos, pues, muchos lo aceptan sin cuestionamiento ya que “si lo dijo Dios, quien podría oponerse a sus decisiones”.

Respeto a todos los creyentes de todas las religiones, pero creo que una persona creyente primero debería ser sensata. No creo en ningún Dios que tenga preferencia por un pueblo sobre otro; que haya prometido un pedazo de tierra a un supuesto “pueblo elegido” y no bastando con ello le pida exterminar a otro pueblo en su nombre.

Palestina, después de la época de las cruzadas, siempre fue tierra de paz entre todos los árabes semitas (judíos-cristianos-musulmanes). Los judíos que llegaron de Europa y fundaron Israel en 1948 no son de origen semita, sino Askenazis, es decir, europeos convertidos al judaísmo y manipulados por el macabro sionismo internacional.

jueves, 22 de septiembre de 2011

De la “guerra preventiva” a la “responsabilidad de proteger”


 Por. Basem Tajeldine
Centro de Saberes Africanos

No se equivocó el dramaturgo griego Esquilo (525-456 a d C.) cuando dijo que “la verdad es la primera victima de de todas las guerras”. Sin lugar a dudas, los medios transnacionales de difusión de información son expertos en mentir cuando se deciden las guerras. Ganar o neutralizar la opinión pública mundial, pero sobre todo la opinión del pueblo estadounidense y europeo es entendida por los señores de la guerra como política fundamental. Sin haberse cumplido esta, el juego se complica. La agresión de la OTAN contra Libia ha bautizado un nuevo formato de intervenciones imperiales ahora bajo pretextos falsos “humanitarios”. Nuevamente la mentira vuelve a ser la primera victima de la guerra. Los “tanques pensantes” o “thinks tanks” del CFR (Graziano Walter, Hitler ganó la guerra, 2005) y los Lobbys encargados de promover y justificar las guerras “necesarias” de los poderes económicos mundiales, han visto la oportunidad de adaptar el obsoleto discurso bautizado por la administración W. Bush: “guerras preventivas” contra el enemigo “terrorista (George W. Bush, discursos 2001) a las nuevas condiciones del momento.

Los viejos pretextos “preventivos” y “antiterroristas” que justificaron las guerras imperiales contra Afganistán e Irak no permitían mayores márgenes de acción y de engaño que permitan emprender las nuevas misiones militares neo-colonizadoras contra aquellos países que de hecho habían colaborado con Occidente en su llamada “lucha contra el terrorismo”. La opinión pública mundial esta vez tenía que ser moldeada a las nuevas necesidades imperiales y condiciones de los países victimas. El nuevo pretexto de “guerras humanitarias” y de “responsabilidad de proteger” a civiles vino a llenar el vacío retórico que subyace en las llamadas “guerras preventivas” para adelantarse a reacción contraria de la opinión pública mundial por la agresión contra un país, como es el Libia, que hasta hace poco era considerado tanto por la administración W. Bush y la actual de Obama como “amigo en la lucha contra el terrorismo”. Una vez más la arrogancia de los poderes fácticos mundiales le demostraban al mundo que el capital no posee amigos sino sólo intereses. Asemejan pirañas depredadoras capaces de devorarse entre ellas mismas, y a cualquiera, a la menor muestra de debilidad.        

Las “guerras humanitarias” bautizadas por la administración Obama no vienen para sustituir el viejo formato intervencionista de guerras infinitas o guerras “preventivas”  de su predecesor W. Bush, sino para adaptarse al nuevo contexto político internacional e interno “espiritual” del que surge la nueva administración Obama, y las particularidades propias de Libia. Obama pretende rescatar la retórica fundamentalista del “destino manifiesto” que sustituyó el pragmatismo belicista de la administración W. Bush. Esta vez el “destino manifiesto” aplicado más allá del continente americano.

“El destino manifiesto del pueblo americano es extenderse por el continente, tal como le fue asignado por la providencia a fin de permitir el libre desarrollo de nuestra población”.  (Howard Zinn, 1999 La otra historia de los Estados Unidos)

El “merito” de  Obama es haber transformado la vieja retórica de W. Bush  en otra mediaticamente más efectiva.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Imagenes del saqueo a la Embajada de Venezuela en Tripoli, Libia.

Basem Tajeldine

Aquí las imágenes que prueban del asalto a la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Trípoli perpetrada por un comando mercenario libio quienes saquearon todas las pertenencias del Embajador Afif Tajeldine y utilizaron la sede de su residencia como un puesto de Comando antes de abandonarla.

 Esta imagen pertenece a la Residencia de la Embajada. Los mercenarios se robaron todos los muebles perteneciente al Estado venezolano, así como también las pertenencias personales del Embajador Afif Tajeldine.


 El único cuadro que no se llevaron los mercenarios fué el del líder egipcio Gamal Abdel Nasser. temblaron al verlo.


Sus deseos de venganza hicieron bajar y pisotear la bandera de Venezuela que identifica la sede de la residencia del Embajador Afif Tajeldine 


 Esta es una puerta destruida de la sede de la oficia de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Tripoli



La oficia de la sede de la Embajada de Venezuela en Tripoli también fue asaltada y registrada por los mercenarios. En personal libio que labora en las oficina de la Embajada comentan que los mercenarios se llevaron consigo documentos importantes de la sede.


lunes, 29 de agosto de 2011

El formato imperial libio y sirio ahora contra Venezuela

Por. Basem Tajeldine
@BasemTajeldine

Dicen que “en guerra avisada no mueren soldados”, y es que todo parece indicar que el imperialismo no se quedará de brazos cruzados ante lo que será la inminente victoria de la Revolución Bolivariana en las próximas elecciones presidenciales del 2012. Todas las encuestas no ocultan las preferencias del pueblo venezolano. Incluso las más manipuladas por la derecha “venezolana” indican que la victoria de Chávez será irrebatible e incuestionable, pues no se trata de elecciones a alcaldes o gobernadores, desconocidos del PSUV escogido a dedos por algunos cogollos del partido, -practica que ha sido duramente criticada por las bases populares revolucionarias y por el mismo camarada presidente Chávez-. No. Se trata de la permanencia o no del líder de la revolución; de la vida o la muerte de la revolución, o mejor dicho, de la única esperanza de la que hoy depende la continuidad de la misma. El imperialismo en crisis desespera, y no dudará en arremeter contra la soberanía del país en el momento más indicado para experimentar el guión que ya viene preparando y adaptando en otras latitudes.

El vaticinado asalto imperial no se aprecia sólo en las amenazas de Golpe de Estado, en declaraciones públicas ofensivas contra la Fuerza Armada hecha por la canalla a través de sus medios privados, amparados en el libertinaje de la “libertad de expresión” y en las lagunas leguleyas del reaccionario Estado burgués aun viviente. Las trancas de algunas vías públicas, los intentos de “guarimbas”, el fracasado paro de transportistas, los sabotajes eléctricos detectados en las zonas más pobladas del país indican una clara premeditación, los terroristas Abarca y Peña Esclusa, etc., son prueba de la preparación para lo que descaradamente anuncian vendrá pronto.

El día 17 de Agosto la cadena privada de noticias internacionales Reuters develó lo que a todas luces son los preparativos del asalto final contra Venezuela. Bajo el título: “Violencia aumentaría en Venezuela por elecciones presidenciales, según IGC” divulga lo siguiente: “Los niveles de violencia y de criminalidad de Venezuela podrían exacerbarse de cara a las elecciones presidenciales del 2012, que anticipan una dura contienda política, dijo la Organización... Chávez buscará ser reelecto el año próximo, pero la arraigada violencia y el crimen organizado afectarían al país para que se imponga o no el oficialismo. “Las perspectivas de la violencia en el contexto de las elecciones del próximo año están aumentando”.

El oportunismo es el accionar que mejor define al imperialismo hoy. Barak Obama vino para restituir la hegemonía en base a la confianza que la estupidez de su predecesor inquilino de la Casa Blanca, W. Bush, había destruido. El nuevo inquilino y peón más fiel y útil de los capitales monopolistas, Obama, demostró al resto que se pueden alcanzar los mismos objetivos planteados por los Think Tank imperiales, el Council on Foreign Relations (CFR) o mejor conocidos como The Establishment: la guerra y la confiscación de las riquezas de otros pueblos haciendo un perfecto uso de la diplomacia imperial, implicar a los aliados y apoyárse en las instituciones internacionales ONU y CPI. Ya no repetirían el mismo error cometido el años 2003 cuando se invadió a Irak sin la autorización de la ONU, aunque tampoco nada los limita para hacerlo de nuevo. Hoy se ha probado con “éxito” un mismo formato de intervención que ha sido objeto de varias modificaciones de acuerdo a las particularidades del país. De ahora en adelantes las guerras del capital tienen una base legal, una experiencia para ajustarse.
El guión imperial que hoy se encuentra en marcha contra los gobiernos de Libia y Siria procuró la previa desestabilización de esos países con constante movilizaciones de “civiles descontentos”, apoyados por los medios transnacionales (BBC, Euronews, CNN, Fox y Al-Jazzera entre otros, y las Web: Facebook y Twitter) que, bajo un plan bien concertado y estructurado en oscuros laboratorios mediáticos, han sido utilizados para manipular todas las informaciones suscitadas en los desordenes y la anarquía promovida por grupos terroristas bien armados y financiados desde el extranjero, e infiltrados en esos países, quienes se encargaron de la tarea de derramar sangre de muchos para así culpar a los gobiernos de aquellos crímenes.

Indudablemente, todo lo ocurrido hasta hoy en Siria y Libia forma parte de un mismo guión imperial probado en otras latitudes y adaptados a las condiciones de esos países. Son las mismas mal llamadas “revoluciones de colores”, ahora no solo con las manos pintadas de un color particular, sino con armas. Bajo el plan justificaron la intervención imperial en Libia (legalizada por la ONU en la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de ese organismo). Y en nombre de la supuesta “protección de civiles inocente” las fuerzas imperiales agrupadas en torno al mando de la OTAN han provocado la muerte de miles de civiles inocentes y la destrucción completa de ese otrora prospero país del África del Norte.

Probablemente en Venezuela la canalla imperial y sus lacayos tratarían de repetir el guión para influir en las elecciones presidenciales o asaltar antes el poder. Todo dependerá de las oportunidades que encuentren para ello.

De Libia podemos obtener varias lecciones, la mayor de ellas es la necesidad preparar y armar a nuestras fuerzas militares y a las milicias populares, pero sobre todo, identificar tempranamente a los traidores.

“Petróleo de Sangre”

por. Basem Tajeldine

No había caído la primera bomba sobre Trípoli cuando ya los lacayos de colonia de Qatar (en realidad, capitales petroleros estadounidenses disfrazados de Qatarí) frotaban sus manos por el negocio de la comercialización del petróleo libio que fluía a través de los puertos de Tobruk, Ras-lanuf y Brega, ubicados al Oeste y Este de Benghazi. Pero los primeros 110 misiles Tomahawk que cayeron sobre la capital de Libia marcaron la concreción de los acuerdos mayores por la repartición del botín libio entre las potencias que actuarían bajo el mandato de la OTAN. Alemania había quedado fuera del reparto. El cinismo, la hipocresía y los crímenes del imperio hoy no encuentran limites en Libia, ni en el resto de los países de la periferia.

Nada podía detener lo que a todas luces parecía inevitable. La destrucción de todo un país, el saqueo de sus recursos energéticos, oro y acuíferos, así como la muerte de cientos, miles o millones de civiles en nombre de la “libertad” y la “protección de sus vidas” se ha convertido hoy en el único accionar de los países del centro capitalista mundial que intentan subsanar sus crisis destruyendo a toda la periferia del sistema. Desde el 9/11 el mundo bautizó un periodo de guerras “preventivas”.

Si los diamantes que los capitales de EUA/UE y sionistas obtienen de países en guerra como el Congo y Sierra Leona son denominados “Diamantes de Sangre”, podemos también parafrasear denominando “Petróleo de Sangre” al robado por los mismos capitales en Irak y Libia.

jueves, 18 de agosto de 2011

Un precedente peligroso contra las soberanías en la ONU


Nuevamente se pretende utilizar a la ONU contra la soberanía del pueblo libio y de otros según los designios del Imperio.
                                                                                                                              
Por. Laila Tajeldine y Basem Tajeldine (*)

Si el día de hoy se celebraran unas elecciones en Libia seguramente Muammar Al Gaddafi seria elegido como Presidente de ese país. Esta ha sido la opinión de muchos analistas y periodistas extranjeros que han estado presentes en Libia bajo la agresión de la OTAN. Muchos están de acuerdo de que la popularidad de Gaddafi ha crecido como nunca antes.

El líder de la Revolución Verde cuya imagen se encontraba completamente desgastada antes de la arremetida imperial, debido a los profundos errores políticos por su gobierno que habían conducido a ese país al nefasto proceso de apertura económica y política a los capitales europeos y estadounidense: “el abrazo mortal con Occidente”, hoy se encuentra ampliamente fortalecida y blindada con el apoyo de los sectores populares de Libia. Varios movimientos de izquierdas, la mayoría de los lideres tribales del país, entre otras personalidades intelectuales, académicas y frentes patrióticos en general, quienes en un momento habían asumido posiciones muy críticas y contrarias al gobierno de Muammar Al Gaddafi indiscutiblemente hoy se han unido en torno al líder libio luego de iniciada la agresión de la OTAN. Esta realidad se aprecia a diario en los medios públicos de la televisión, radio y prensa escrita de ese país en las manifestaciones públicas que hacen los representantes tribales e intelectuales libios de apoyo al gobierno libio y a su líder, cuya autoridad moral la consideran incuestionable.

Sólo esto explica la razón del Por qué los Estados Unidos de America y sus aliados reunidos en torno a la OTAN se niegan en aplicar la Hoja de Ruta presentada por la Unión Africana que incluye el inmediato Alto al Fuego y la convocatoria inmediata a elecciones en ese país norafricano.



La próxima arremetida contra el pueblo libio sen hará nuevamente en la ONU

Como todos los años, antes de la apertura de la nueva sesión de la Asamblea General de la ONU, cada Estado miembro de la organización deben hacer llegar una Carta al Secretario General y al Presidente de la Asamblea General (cuya presidencia hoy reposa en manos de Qatar) informando sobre los nombres de sus representantes para ese nuevo periodo de sesiones. Las cartas son examinadas por una Comisión de Verificación de Poderes que es elegida al inicio de la sesión (a partir del 13 de septiembre de 2011). Se espera que esa Comisión objete las credenciales de la delegación escogida por el legítimo gobierno libio y se lleve el caso a votación en la Asamblea General de la ONU, cuestión que no es favorable para el gobierno libio.

Antecedentes

En el año 2009 la Asamblea General de las Naciones Unidas, a solicitud de los miembros de la Unión Africana, sometió a votación la carta de acreditación de los miembros de Madagascar (luego del Golpe de Estado acaecido en ese país). En esa ocasión la Asamblea General decidió no permitirle al gobierno golpista ocupar el puesto de su país.


¡Guerra avisada!

Según informaciones de algunas fuentes serias dentro de Naciones Unidas, se espera que varios de los 9 miembros que componen la Comisión de Verificación de Poderes, manipulados por las potencias agresoras a Libia, objete la delegación designada por el Gobierno de Muammar Al Gaddafi y llame a votación en el seno de la Asamblea General de la ONU para de esta forma desconocer al legítimo gobierno libio dentro de este organismo internacional, y de ser posible reconocer a los miembros del Consejo Nacional de Transición libio (CTN).

Es conocido también que el gobierno de los Estados Unidos y varios gobiernos aliados han reconocido de forma unilateral de los miembros del CNT como los “nuevos representantes en sus respectivos países del Estado libio”. De igual forma han adelantado gestiones para tales fines dentro de las Naciones Unidas.   

Se está sembrando un precedente peligroso

Los Estados Unidos de America han obstaculizado la participación de la delegación del Gobierno libio en los trabajos y reuniones de preparación para la nueva sesión de la Organización de las Naciones Unidas, negando las visas y la logística necesaria de los representantes libios, violentando así la Carta de la ONU de 1945, en su articulo 2 y 105; de la Convención sobre Privilegios y las Inmunidades de las Naciones Unidas de 1946 y el Acuerdo firmado entre la Organización de las Naciones Unidas y los Estados Unidos de America por ser la sede principal de la organización, de 1947 (Articulo IV, Sección 11 y 14, y Articulo V, Sección 15).

Ahora bien, de producirse una nueva Resolución por parte de la Asamblea General de la ONU que desconozca al legitimo Gobierno de Gaddafi y reconozca en su lugar al CTN, se estaría sentando un nuevo precedente que no sólo violenta la Carta de las Naciones Unidas (en su preámbulo, artículo primero y segundo), desconociendo la soberanía del pueblo libio, sino que, además, se estaría permitiendo a la instalación de un Gobierno supranacional que reconocería o desconocería a los gobiernos legítimos según los designios del Imperialismo. 

(*) Basem Tajeldine es miembro del Centro de Saberes Africanos