Translate

martes, 23 de mayo de 2017

La hipotética guerra civil en Venezuela y la ecuación Rusia

Por. Basem Tajeldine


Escuchaba la excelente entrevista realizada por la compañera Erika Ortega Sanoja de Russia Today (RT) al reconocido analista francés Thierry Meyssan*, y la certeza de todas las advertencias que hemos hecho por las amenazas que se ciernen contra Venezuela la sentí de pronto como un golpe. Siempre he creído en la posibilidad del error de mis análisis; en el más común error de la exageración cuando incurro en las comparaciones de los escenarios, los actores que se aprecian en el tablero del Medio Oriente y Latinoamericano. Las diferencias subyacentes entre ambos escenarios, entre ellas las culturales, agregan a la posibilidad de estar equivocado. Pero Meyssan tiene en su historial la dolorosa condición de no fallar en sus análisis, predicciones, y de estar siempre allí, en el lugar de los acontecimientos, antes y después del caos, para contar la verdad de primera mano al mundo.

La conclusión a la que llegó Meyssan va mucho más allá de lo imaginaba o creía posible. Para el serio analista, Estados Unidos (en lo sucesivo EE.UU.) está decidido a caotizar Venezuela, provocar una guerra civil para no sólo poder acabar definitivamente con la Revolución Bolivariana y el chavismo (-que será su primer objetivo-), sino también para destruir el Estado nacional de manera que permita acabar con cualquier forma de resistencia futura. Igualmente, el intelectual belga amigo de Venezuela, Michel Colon, ha dicho algo parecido refiriéndose al “caos constructivo” aplicado por la OTAN en el Medio Oriente.

Para poder explicarlo mejor, el analista francés se remontó a 2004 cuando “varios expertos del Pentágono explicaron que, en lo sucesivo, EE.UU. iba a librar nuevas guerras para dividir el mundo en dos zonas, que consistía en mantener una zona estable para EE.UU. y sus aliados (…) y otra zona donde no hubiera gobierno estable ni desarrollo, sino el caos”, para garantizar que nadie pudiera desarrollar un poderío que amenazara su hegemonía mundial”.Lo que complementó diciendo que la situación en Venezuela ya está lista, y cuando EE.UU. lo desee, va a comenzar la guerra.

Meyssan ejemplificó con el modus operandi del imperialismo contra otros países. Manifestó “Cuando estudiamos lo que pasó en Ucrania, en Siria o en Libia, es exactamente la misma metodología que se aplica hoy contra Venezuela; siempre comienza exactamente igual: se acusa al gobierno de cometer crímenes horribles (…) luego envían al país unas fuerzas especiales, unos francotiradores, que se colocan en los techos durante una manifestación, con el objetivo de disparar tanto contra los manifestantes como contra la policía (…). Eso crea una confusión enorme, y cada bando está convencido de que fue el otro el que le disparó, y ese es el comienzo de un enfrentamiento interno”, y de esta forma comenzaría una “guerra simbólica” que utilizarían los medios internacionales para explicar que se trata de una revolución“. A la que EE.UU. prestaría todo su apoyo a través de sus ONG’s y las bases militares dispuestas en los países vecinos que rodean a Venezuela. Recordó Meyssan que contra Libia utilizaron a Egipto (y Malta también); en el caso de Siria, utilizaron a casi todos los estados aledaños: Turquía, Líbano, Irak, Jordania e Israel. Si van a atacar a Venezuela, sin duda van a utilizar a un estado o a varios estados fronterizos de Venezuela”, como es el caso de Colombia.

Al final de su entrevista, Meyssan regaló un consejo a la derecha venezolana y a sus seguidores diciendo que “Todas estas oposiciones están cometiendo un error. Los movimientos opositores, ya sea aquí en Venezuela como en el mundo árabe, serán todos destruidos, tal y como habrán permitido la destrucción de los gobiernos a los que se oponen. Porque Estados Unidos se burla de ellos más que de los gobiernos”.

¿Guerra civil en Venezuela?

Hoy somos muchos quienes hemos venido denunciando que la extrema derecha venezolana y sus disociados seguidores juegan con fuego, y cegados por la codicia, el odio irracional y el engaño no se percatan que están siendo utilizados por el imperialismo para un juego en el que todos perderíamos, menos las compañías que se lucran de la guerra y la destrucción. Las potencias capitalistas saben que crisis estructural del sistema mundial no podrá ser salvada de la misma forma como se hizo en el pasado durante la gran depresión de 1929, por medio de la guerras entre potencias que hoy ostentan armas nucleares. La guerra se la impondrán a la periferia capitalista.

Una guerra civil no es un juego de niños guarimbeando, esperando que con sus acciones callejeras y vandalismo caiga el gobierno. En lo absoluto. Una guerra civil es cosa de hombres y mujeres empuñando armas pesadas, de guerra, de alto poder destructivo que haría imposible evitar daños contra todos. Todos pagaríamos por igual. Todos habríamos perdido la guerra el mismo día de su inicio. Ésta no sería una guerra de 30 millones de venezolanos luchando entre sí, así como muchos imaginan. Una guerra de todos contra todos. No. Las armas estarán sólo en manos de quienes saben utilizarlas, por lo general en batallones, unidades, frentes de diez, cientos o miles de personas bajo la dirección de uno de los 2 bandos enfrentados, o 3, o 4, o 10 o 100 bandos enfrentados, tal como sucede en Siria y Libia, porque el plan imperial es dividirnos para destruir el país. De ésta forma, en un profundo escenario de conmoción nacional, entraría abiertamente EE.UU. bajo su predilecta excusa de la “defensa de los derechos humanos”, la “responsabilidad de proteger” y la “defensa de sus intereses nacionales”, etc.

¿Qué podría hacer el país para resistir ante la embestida imperialista?

La respuesta no es fácil. Pues no basta con tomar conciencia de la gravedad del asunto e iniciar una gran campaña de concientización para sumar voluntades en Venezuela y el mundo por la paz, y menos entre los opositores (-cosa que hoy sería imposible, hasta que los primeros bombazos estadounidense o una guerra con Colombia haga ablandar las posiciones, cosa que sería demasiado tarde-). Es preciso reflexionar profundamente, dejar los dogmas y las posiciones principistas de lado para poder entender que la única forma de resistir a la embestida imperialista y a sus lacayos de la región es como lo hizo Siria. El gobierno venezolano debe integrar a Rusia y a otros países aliado en una ecuación que podemos denominar: Muralla de Defensa Antimperialista.

Si EE.UU. cuenta con varias bases militares en Colombia dispuestas para agredir a Venezuela, admitido por el senado estadounidense, bien sea de forma directa, o indirecta utilizando al Estado colombiano y sus grupos mercenarios, también Rusia debería ser convencido de estar presente en Venezuela bajo una figura que no necesariamente signifique una base militar perenne, sin limitaciones e inmunidades para sus soldados como lo hace precisamente EE.UU. con sus lacayos.

¿Estaría interesada Rusia en apoyar a Venezuela? ¿Cuál sería el costo político y económico que implicaría para la defensa del país? Son preguntas que quedan por responder.



fuentes:
* La situación está lista para cuando EE.UU. quiera intervenir en Venezuela

domingo, 9 de abril de 2017

¡Abajo el Estado dionisiaco! ¡Ya basta de libertinaje si queremos salvar la patria!


¡Abajo el Estado dionisiaco! ¡Ya basta de libertinaje si queremos salvar la patria!

Por. Basem Tajeldine

Si para nuestros dirigentes vale ésta mi humilde opinión sobre la actuación de las fuerzas del Estado venezolano el pasado 8 de abril, y de todos estos difíciles años de revolución, diría, sin temor a equivocarme, que ha sido completamente decepcionante e ineficiente a la hora de ejercer su legítima autoridad para evitar la violencia derechista en las manifestaciones. Hago salvedad de los órganos de inteligencia del Estado venezolano, que debo reconocer, han sido exitosos a la hora de desarticular todos los planes terroristas, de magnicidio y golpistas preparados por la lacaya derecha venezolana en todos estos años. ¿Por qué tanta sutileza a la hora de enfrentar el vandalismo promovido por la derecha? ¿Qué pasa con el terrorismo callejero? La violencia callejera es también hija de la falta de autoridad. -No lo creen así, pregunto a mis buenos camaradas.

Siento decepción y pena por lo que ha venido ocurrido en nuestro país. Nuestro Estado es extraño y exhibe debilidad. Entiendo que es difícil hacer una revolución en democracia, y es mucho más complejo cuando nace atada a las cuerdas del Estado burgués y debe enfrentar grandes amenazas internas y externas. Frente a las agresiones, la respuesta del gobierno ha sido siempre la de mantener la cautela frente al enemigo y la confianza en nuestro pueblo. Así hemos debido soportar la violencia callejera, los asesinatos selectivos y golpes de Estado porque nos repiten mil veces que nuestra revolución es y debe seguir siendo pacífica y democrática, y por ello debemos soportar el látigo de la contrarrevolución violenta.

Nuestro gobierno no ha sabido enfrentar la violencia que impone la burguesía parásita del país. Al no actuar con contundencia contra ese flagelo desatada por la derecha, el Estado venezolano se hace cómplice de la misma. Valga decir, lo ha venido siendo desde el mismo 11 abril de 2002, fecha muy significativa para la historia venezolana porque constituyó el primer estallido golpista reaccionario que fuese derrotado por el pueblo chavista en menos de 72 horas, y cuya secuelas siguen presentes porque la lección nunca se pudo entender. Gracias al látigo reaccionario, nuestro pueblo se elevo en conciencia y carácter, pero el Estado no tanto.

El Estado burgués venezolano lleva 18 años sin eximir la misma materia que reconoce su legítima autoridad a la hora de ejercer el monopolio de la violencia y evitar la anarquía -espero sepan perdonarme mis queridos hermanos genuinos-anarquistas. No es contra ustedes-.

Es Venezuela un país muy extraño. Aquí se habla mucho de democracia, derechos humanos (DDHH) y libertades. En todos los discursos políticos (tanto de la derecha como de la izquierda venezolana) nunca faltan aquellas palabras tan prostituidas en el mundo como ninguna otra. Dice en el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos", pero en Venezuela unos creen tener más derechos que otros, y el Estado garantiza que así suceda. -No tengo la menor duda.

En nuestro extraño país, los políticos de la derecha se hacen llamar "demócratas" y "pacíficos" al tiempo que convocan públicamente a grandes manifestaciones violentas contra un gobierno al que llaman por todos los medios nacionales e internacionales "cruenta dictadura" porque no les permiten expresarse mejor. Pero nuestra extraña "dictadura" resulta ser aun más extraña que la propia palabra; la llaman también "dictadura-democrática" o "dicta-blanda" porque eso sí, ha democratizado lo que es propio del Estado: el monopolio de la violencia. Gracias a esto, todos los manifestantes opositores al "rrrrrrégimen castro-chavista" tienen garantizado, además de los putos derechos humanos, el derecho a protestar con extrema violencia; a destruir la infraestructura pública, hacer llamados públicos a la intervención extranjera, asesinar chavistas y golpear a la policia y guardias nacionales. En otras palabras, la derecha venezolana tiene más derechos que la izquierda. Se les permite todo. ¡Viva nuestra extraña democracia venezolana! ¡Viva el Estado burgués! ¡Viva el Estado dionisiaco!

Nuestros sabios dirigentes dicen que nuestra "democracia" resulta ser la más progresista, envidiada y completa todas las "democracias" latinoamericanas, incluso, que la  estadounidense, porque aquella condena a la pena capital a aquellas personas que incurran en acciones terroristas y traición a la patria, mientras la nuestra lo permite todo. ¡Viva el libertinaje!

Algunos dirigentes más "cautelosos" nos explican que la razón del libertinaje es la inteligente "estrategia de la cautela". Nuestro gobierno respeta al extremo los "DDHH". Argumentan que no se debe entregar armas al enemigo en momentos tan críticos, de grandes amenazas que se ciernen contra Venezuela, porque el enemigo las utilizaría a su favor. Cabe preguntar ¿Acaso el enemigo necesita de  argumentos válidos para decir que en Venezuela existe una dictadura?  Cuando la verdad termina siendo enterrada por los medios, y se impone la mentira, de nada valen todos nuestros esfuerzos para desmentirlos. Veamos la tragedia de los pueblos árabes, el yugoslavo, asiático. Cuándo Estados Unidos decidió invadir esos pueblos, no lo hizo esperando alguna excusa que resultase  la más creíble por la opinión pública mundial para hacerlo. Para nada. Creó un falso positivo que fue magnificado por los medios y luego invadió esos países pisoteando Naciones Unidas y el derecho internacional.

Pocos días atrás, leía un artículo publicado por la reaccionaria cadena alemana DW y la británica BBC que decían lo que quizás nuestros inteligentes dirigentes no pueden entender. Reconocían que si bien el Estado venezolano no posee el monopolio de la violencia, ésta falta generaba un "Estado fallido", por lo que se hacía imperiosa la intervención extranjera. En otras palabras, esos medios advertían que la falta de autoridad del Estado venezolano (por temor a no alborotar los demonios imperiales que la señala de violar los DDHH), será tanto o más grave que reprimir los actos terroristas y evitar la anarquía en el país, lo que según el jefe del Comando Sur, el Almirante Kurt W. Tidd, "amenaza la estabilidad de la región".

En días pasados, el mismo funcionario militar de Estados Unidos para América Latina había presentado un informe al Senado advirtiendo que Venezuela podría ser un factor "desestabilizador" en la región. Decia: "La creciente crisis humanitaria en Venezuela podría obligar a una respuesta regional".

-A buen entendedor, pocas palabras.

¿Hasta cuándo debemos seguir permitiendo tanto libertinaje y terrorismo en nombre del "respeto a los DDHH"? ¿Hasta que nos invadan? ¿Acaso no resulta estúpido y peligroso tener que soportar tanto chantaje y terrorismo? ¿Hacer cumplir la Leyes del país llevando a prisión a los actores intelectuales y materiales del terrorismo, respetando el derecho a la vida, a la defensa y un trato justo, significa violar los DDHH? -No me jodan.











jueves, 6 de abril de 2017

Tocando otra vez las puertas del infierno nuclear


Por. Basem Tajeldine

Muchos en el mundo confiaron -yo entre ellos- que la nueva administración estadounidense dirigida por el arrogante Donald Trump, actuaría con cierta independencia del establishment (establishment: llámese, vieja clase política de neoconservadores, sionistas, el poder financiero, mediático y el Complejo Militar Industrial) porque los enfrentó públicamente y venció a su candidata Hillary Clinton.

El xenofobo Trump se mostraba
seguro de su proyecto de volcarse hacia adentro con la reconstrucción de la economía imperial muy deprimida por la globalizacion; proponía un acercamiento a Rusia y llegó a reconocer la legitimidad del gobierno sirio porque lucha contra el Daesh. Además, llegó a criticar los desmesurados gastos militares de EE.UU. por sus aventuras bélicas y las bases de la OTAN y el golfo. La campaña electoral Trump vs. Hillary fue un verdadero reality-show político.

A escasos días de su triunfo, Trump dio su brazo a torcer desechando sus promesas electorales. Entre las primeras medidas de Trump destacaron el incremento al ya astronómico presupuesto militar estadounidense y las nuevas amenazas contra Rusia, Irán y China. Pero EE.UU. necesita una guerra que no sea muy costosa y garantice su victoria

El más reciente falso positivo de las armas químicas montado contra el país árabe, sirvió de perfecto justificativo para desatar los demonios de la muerte y la destrucción. De nada valen las pruebas que responsabilizan a los terroristas de los innumerables ataques con gases tóxicos contra civiles sirios. Necesitaban una excusa para desatar la locura y proteger a sus derrotados mercenarios que vienen sufriendo grandes pérdidas por el avance de las tropas sirias, y ya la tienen.

Los 50 misiles Tomahak lanzados contra el ejercito sirio marca el inicio de la primera aventura militar de la administración Trump. Las hienas imperiales ríen con sangre entre sus colmillos y garras. Ahora magnate estadounidense promete ser más cruel y belicista que sus antecesores. El impredecible Trump se vuelve cada vez más predecible.

Estados Unidos provoca a Rusia pasado la "linea roja" marcadas en Siria. Días atras lo intentó la entidad criminal de Israel, y la respuesta rusa fue oportuna. Falta saber cuál será la reacción de Rusia e Irán, que no se quedarán de brazos cruzados.

El mundo vuelve a estar a las puertas del infierno por una posible guerra entre potencias nucleares. Trump dijo que no deseaba una guerra entre Rusia y Estados Unidos. Pero la locura, prepotencia y la sed de sangre de las hienas imperiales es incontrolable.


jueves, 30 de marzo de 2017

¿Por qué se suicidó la Asamblea Nacional?


Por. Basem Tajeldine

La peor crisis que enfrenta Venezuela es más de carácter moral y ético, que propiamente económico o sistémico. Espero que mis camaradas no se sorprendan por ésta afirmación, y sepan comprender que, si bien, pudiera parecer un error de orden -es el sistema rentista dependiente quien reproduce de forma natural su propia ética o moral corrupta (anti ética y antimoral) y no a la inversa-, sin embargo, la burguesía venezolana destaca por su particular conducta, porque ha roto con todos los estándares de falsos valores éticos y morales mundialmente aceptados.

Luego de todos los intentos de la Asamblea Nacional (AN) por acertar un golpe de Estado parlamentario desconociendo al resto de los poderes del país; intentar derogar algunas leyes reivindicativas; desaprobar el presupuesto nacional; juramentar a 3 diputados del Estado Amazonas de forma ilegal; y tras derramar el vaso con su última desesperada acción de solicitar de forma pública la activación de la Carta Democrática a la Organización de Estados Americanos (OEA) para justificar una intervención extranjera en suelo patrio, cuyas dolorosas consecuencias las pagarían todos los venezolanos sin distinción. ¡A buena hora! El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela hizo lo que ha debido hacer desde un principio, ante reiterados desacato constitucional y traición a la patria: en adelante asumirá las funciones que la Constitución consagra a la Asamblea Nacional, amparada en los artículos 334, 335 y 336 de la misma carta magna.

La Asamblea se ha declarado enemiga del país y del mismo juego democrático que ha dicho defender. Por tal razón, el Estado venezolano no debe reconocer a un poder que se ha deslegitimado. De la misma forma, no debe mantenerse a la defensiva ante las agresiones recibidas por parte los inmorales gobiernos regionales que se han plegado al macabro juego que dirige Estados Unidos contra Venezuela. Hechos y argumentos sobran para recordar a los cipayos gobiernos de Colombia, Argentina, Brasil, Paraguay, México y Perú que antes de mirar la paja del vecino miren la viga que atraviesa los suyos. Nuevamente amenazan con la convocatoria de un consejo permanente para definitivamente activar la Carta Democrática, violentando todas las normas fundacionales de la OEA, y nuevamente serán derrotados.

La traición a la patria y la negativa de la AN a acatar la exigencias del TSJ para la desincorporación de los diputado ilegitimos, terminó siendo el suicidio de los ineptos apátridas del país.







jueves, 23 de marzo de 2017

La fortuna de David Rockefeller


Por. Basem Tajeldine

La naturaleza es implacable con todos. Finalmente, y después de 101 largos o cortos años de vida -un segundo en términos históricos- llegó el turno para otro Rockefeller, el último de los nietos vivos del difunto infame magnate estadounidense John D. Rockefeller, el más admirado por la burguesía, ya que pudo acumular una enorme fortuna que algunos estudiosos estimaron alcanzó en activos los US $320.000 millones, gracias a su todopoderosa petrolera Standard Oil. Muerto David Rockefeller, los grandes medios del poder se apresuraron a decirnos cuánto valía aquel hombre. Entre ellos, la última edición de la revista Forbes publicaba "por coincidencia" el mismo día de su muerte la lista de multimillonarios donde estimaba su fortuna personal en US$3.300 millones. David valía menos que su abuelo John. La misma lista de Forbes ubicó a todo el clan Rockefeller en el lejano puesto 23. Una calamidad para el mundo de los magnates.

Al igual que su abulo John, toda la fortuna de David le sirvió en vida para continuar con su legado influyendo entre los mortales para sobornar a políticos burgueses, promover guerras en el mundo, apoyar cruentas dictaduras, financiar programas secretos, sectas secretas, etc. También le sirvió para comprarse un instante más de vida tras practicarse 6 trasplantes de corazón que su maldad iba enfermando y destrozando uno por uno. Sin embargo, su fortuna no le sirvió para sobornar a la muerte, que a nadie perdona. Día de luto y celebración para los codiciosos magnates del mundo, pues moría un miembro prominente de la clase dominante, pero también un fuerte competidor.

El desdichado David tampoco pudo llevárse su fortuna consigo al infierno, o al cielo, o a la nada. El magnate Rockefeller ya nunca se enterará, como tampoco pudo hacerlo su abuelo John, que perdió lo único realmente valioso que posee el ser humano: la vida y no el dinero. Sin vida, David lo perdió todo; se volvió nada. La muerte nos iguala a todos.

Algunos buenos creyentes salieron a decir que había llegado la hora para que David pague por sus crímenes. Según ellos, ya estaría tocando las puertas del infierno. Sin fortuna en el infierno, David sufriría como el resto de las desdichadas almas porque no podría pagarse una paila de lujo, y el infierno le será tan caluroso como a todos los desgraciados. Pero otros creen que David habría podido pagarse el perdón de Dios gracias a sus actividades "filantrópicas". Dicen que seguramente habría llegado al cielo, pero sin dinero para poder sobornar a San Pedro, comprar ángeles y santos para su favor, y todas las mieles del soñado paraíso que nos pintan los mitomanos con sotanas.

Pero el cielo para un burgués que no pudo llevarse consigo todo su dinero, no sería distinto al infierno. Sufriría la pérdida por toda la eternidad. Para David y sus codiciosos compinches burgueses les será mejor desaparecer en la nada, borrarse para nunca enterarse allá (arriba o abajo) que lo han perdido todo; que de nada sirvió amazar tanta fortuna que ahora disfrutan otros como los gusanos que se alimentan de los muertos.


lunes, 20 de marzo de 2017

¿Qué implicaría y contra quiénes va dirigida la Carta Democrática?


Por. Basem Tajeldine 

La embestida contra Venezuela ha tenido hasta ahora patas cortas dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA). El bastardo y lacayo en funciones de eso que desde sus comienzos fue bautizado como el ministerio de las colonias de Estados Unidos, Luis Almugre, fracasó nuevamente, pero debemos reconocer que ha sabido ganarse muy bien su sueldo. "Es un simpático y obediente cachorro acostado en la alfombra"* diría Kuczynski. 

Estados Unidos sigue enfrentando la resistencia de varios países amigos de Venezuela en la región que se niegan en aplicar la infame "Carta Democrática" contra el país. Sin embargo, la estrategia mediática - discursiva anti venezolana de sus lacayos en la región y sus amos imperiales se afina todos los días, pero todavía necesita de más apoyo en el continente. 

Muchos están conscientes que lo pintado como un instrumento formidable para "salvar" a Venezuela de una supuesta "crisis humanitaria" que vive por obra y gracia de un extraño dictador caribeño que proviene de la clase obrera y no del ejército, en realidad, esconde el puñal para crear una real crisis humanitaria que sirva para justificar la intervención militar estadounidense; sus misiles y bombas "humanitarias", con la participación segura de algunos países lacayos como Colombia, Aruba y Brasil. Con tanta historia reciente ¿Podría parecer ésto otra paranoia más de este escritor? 

Todos los medios de la derecha y sus aliados internacionales insisten en decir que eso de la aplicación de "Carta Democrática" es sólo un formalismo diplomático para ejercer presión sobre el gobierno Bolivariano y hacer que éste acepte de buena manera una salida pacífica y electoral. Éste ridículo argumento se cae fácilmente con las propias declaraciones del entonces jefe del Comando Sur de Estados Unidos, El Gral. John Kelly, en octubre de 2015, cuando en entrevista concedida para la CNN reconoció que "Estados Unidos está dispuesta a intervenir en Venezuela si la OEA o la ONU así lo pide". Palabras que complementan a las revelaciones del documento “Operación Venezuela Freedom-2” del actual jefe del Comando Sur, el Gral. Kurt Tidd, que resalta lo siguiente:

”Si bien en la situación militar no podemos actuar ahora abiertamente, con las fuerzas especiales aquí presentes hay que concretar lo ya anteriormente planificado para la Fase 2 (Tenaza) de la operación. Los entrenamientos y aprestos operacionales de los últimos meses, con la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo en la base de Palmerola, en Comayagua –Honduras, la Fuerza de Tarea Conjunta Inteligencia Sur–, permite colocar tales componentes en condiciones de actuar rápidamente en un arco geoestratégico apoyado en las bases militares de ‘control y monitoreo’ en las islas antillanas de Aruba (Reina Beatriz) y Curazao (Hato Rey); en Arauca (Colombia), Larandia (Colombia), Tres Esquinas (Colombia), Puerto Leguízamo (Colombia), Florencia y Leticia en Colombia; todo ello como Lugar de Operaciones de Avanzada (FOL), con proyecciones sobre la región central de Venezuela donde se concentra el poderío político-militar”**.

Nadie puede ocultar las verdaderas intenciones para nada "humanitarias" de las hienas imperialistas contra Venezuela. Mucho más conociendo que mismos argumentos "humanitaristas" y pro "democracia" pronunciados por las mismas hienas belicista condujeron a Serbia, Libia, Ucrania, Irak y Siria al caos que gobierna en esos países. Pero antes debieron abonar el terreno. Hacer crujir aquellas economías con bloqueos y sanciones para que facilitar el trabajo a los invasores. 

Si alguien todavía conserva algunas dudas sobre las verdaderas intenciones de la "Carta Democrática", entonces les recomiendo leer un certero escrito de mis buenos camaradas de Misión Verdad que explica mejor que nadie contra quiénes va dirigido la Carta Democrática. Dice el artículo: 

"Aplicación de un recurso clave de la guerra no convencional contra Venezuela: explotar las vulnerabilidades y urgencias de la población para hacerlas virar en contra de sus legítimas autoridades.

Por la vía de facto lograrían agudizar la situación económica para generar mayor malestar e irritación en la población venezolana, el objetivo de la guerra y de estos instrumentos. En síntesis: la precarización económica de la población aumentaría. La Carta Democrática es contra usted, contra su bolsillo, su tranquilidad.

Dado que Venezuela (para el sistema interamericano dominado por los gringos) estaría, después de la aplicación de la Carta, fuera de los cánones de la "libertad" y la "democracia", un conjunto de países de la región podrían decidir sancionar a Venezuela de forma unilateral, aferrándose a la "legalidad" de la Carta Democrática. Sobre todo aquellos que han mostrado una postura hostil con Venezuela (Brasil, Argentina, Perú, Paraguay, etc.), que forman parte, en menor o mayor medida como los casos de Brasil y Argentina, del esquema de relaciones económicas internacionales de Venezuela. Agudizaría y daría el tan ansiado carácter legal al bloqueo financiero contra Venezuela: el vector más dañino de la guerra económica.

Podrían, básicamente, suspender las relaciones comerciales o restringir las exportaciones hacia Venezuela, impidiendo que el país pueda importar productos y materias primas necesarias para relajar la presión económica, con planes como los CLAP y la Gran Misión Abastecimiento Soberano, que dependen en buena medida de las importaciones de países próximos a Venezuela"***.

¿Así o más claro? Lo único democrático que traería la "Carta Democrática" al país es que se aplicaría sin distinción contra todos los venezolanos, tirios y troyanos; opositores y chavista. Todos pagaríamos por las ambiciones y codicia de unos pocos.

Fuentes

* PPK: América latina es un perrito simpático 
http://www.telesurtv.net/amp/news/PPK-America-Latina-es-como-un-perro-simpatico-para-EE.UU.-20170226-0034.html

** Operación Freedom 2.0 Venezuela 
http://www.telesurtv.net/amp/news/Conozca-la-agenda-del-Comando-Sur-de-EE.UU.-contra-Venezuela--20160419-0028.html

*** La carta democrática es contra usted
http://misionverdad.com/la-guerra-en-Venezuela/la-carta-democratica-es-contra-usted

domingo, 5 de marzo de 2017

¿Quiénes son los "nuevos populistas"?


Por. Basem Tajeldine 

Por mucho tiempo, la derecha ha señalado a los partidos de izquierdas de "populistas" porque sus políticas revelan un supuesto oportunismo que busca atraer a las masas populares bajo promesas que son "imposibles de cumplir". El mundo se encuentra patas arribas, y el epíteto se vuelve contra los propios acusadores. La realidad demostró que los verdaderos populistas resultaron quienes incumplieron con las promesas del "progreso", la "igualdad" y "abundancia" bajo globalización neoliberal. 

Pocos han tenido la valentía de admitir su fracaso. Sin embargo, muchos optan por mantener el engaño profiriendo el mismo epíteto, ahora, contra aquella otra derecha que se plantea "corregir los males de la globalización" con remedios que resultarán peor que la enfermedad. 

Los ánimos entre la clase dominante occidental se estan caldeando. Solo basta con echar un vistazo a las fuertes disputas políticas y acusaciones que se suscitan entre los propios miembros del partido republicano estadounidense, y entre éstos y demócratas, o con asistir al ascenso vertiginoso de la extrema derecha en Francia de la mano de Marie Le Pen, pero también en Alemania y otros países de la Unión Europea, para darse cuenta que las contradicciones están por explotar. Más reciente, el medio alemán Deutsche Welle (DW) publicó un artículo de Volker Wagener titulado "El populismo nuestro de cada día"*, en que aborda levemente el fenómeno del "populismo" que hoy entretiene a estadounidenses y europeos. Éste fenómeno -que no es nada nuevo- es estudiado profundamente en Europa desde los años 1990, justo cuando la unipolaridad y globalización "victoriosa" comenzaban a mostrar sus límites.

En su escrito, Volker cita al periodista Albrecht von Lucke quien descubre tras los nuevos escenarios políticos en Europa y Estados Unidos, tratarse de un conflicto entre estas dos corrientes de la derecha mundial, quienes impulsan la globalización versus quienes defienden la delimitación y la exclusión anhelando regresar a una "sociedad homogénea".

Dice el autor que los "nuevos populistas" han vuelto a poner de moda a la Nación y la identidad nacional como característica de superioridad frente a otros pueblos; un espacio protegido para el desarrollo de las propias fuerzas que han quedado golpeadas po la competencia global.

A diferencia de los neoliberales, las políticas de los "nuevos populistas" van acompañadas del cierre de fronteras, el proteccionismo económico y la xenofobia. Agrega que los partidos populistas rechazan a la ONU, la OTAN, la UE, supuestos "logros" que permitieron un equilibrio de intereses interimperialistas y evitaron un conflictos entre ellos.

En conclusión, el populismo es el arma perfecta de manipulación de masas utilizada por fascistas y neoliberales para imponer sus intereses de clase. El populismo conecta en el tiempo a Adolfo Hitler, Benito Mussolini y Francisco Franco con Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Augusto Pinochet; y a los populistas contemporáneos como Barack Obama y Donald Trump, Marie Le Pen y Mauricio Macri etc, quienes mejor representan a las dos mayores corrientes de la misma derecha mundial -dos caras de la misma moneda- empeñada en perpetuar el sistema capitalista.


Fuentes:

* El populismo nuestro de cada día 
https://www.google.com/amp/amp.dw.com/es/el-populismo-nuestro-de-cada-d%C3%ADa/a-37736210