Translate

jueves, 30 de marzo de 2017

¿Por qué se suicidó la Asamblea Nacional?


Por. Basem Tajeldine

La peor crisis que enfrenta Venezuela es más de carácter moral y ético, que propiamente económico o sistémico. Espero que mis camaradas no se sorprendan por ésta afirmación, y sepan comprender que, si bien, pudiera parecer un error de orden -es el sistema rentista dependiente quien reproduce de forma natural su propia ética o moral corrupta (anti ética y antimoral) y no a la inversa-, sin embargo, la burguesía venezolana destaca por su particular conducta, porque ha roto con todos los estándares de falsos valores éticos y morales mundialmente aceptados.

Luego de todos los intentos de la Asamblea Nacional (AN) por acertar un golpe de Estado parlamentario desconociendo al resto de los poderes del país; intentar derogar algunas leyes reivindicativas; desaprobar el presupuesto nacional; juramentar a 3 diputados del Estado Amazonas de forma ilegal; y tras derramar el vaso con su última desesperada acción de solicitar de forma pública la activación de la Carta Democrática a la Organización de Estados Americanos (OEA) para justificar una intervención extranjera en suelo patrio, cuyas dolorosas consecuencias las pagarían todos los venezolanos sin distinción. ¡A buena hora! El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela hizo lo que ha debido hacer desde un principio, ante reiterados desacato constitucional y traición a la patria: en adelante asumirá las funciones que la Constitución consagra a la Asamblea Nacional, amparada en los artículos 334, 335 y 336 de la misma carta magna.

La Asamblea se ha declarado enemiga del país y del mismo juego democrático que ha dicho defender. Por tal razón, el Estado venezolano no debe reconocer a un poder que se ha deslegitimado. De la misma forma, no debe mantenerse a la defensiva ante las agresiones recibidas por parte los inmorales gobiernos regionales que se han plegado al macabro juego que dirige Estados Unidos contra Venezuela. Hechos y argumentos sobran para recordar a los cipayos gobiernos de Colombia, Argentina, Brasil, Paraguay, México y Perú que antes de mirar la paja del vecino miren la viga que atraviesa los suyos. Nuevamente amenazan con la convocatoria de un consejo permanente para definitivamente activar la Carta Democrática, violentando todas las normas fundacionales de la OEA, y nuevamente serán derrotados.

La traición a la patria y la negativa de la AN a acatar la exigencias del TSJ para la desincorporación de los diputado ilegitimos, terminó siendo el suicidio de los ineptos apátridas del país.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

escribe tu comentario